Era el año 1990 en Italia se estaba preparando para ser una digna sede del mundial de fútbol. Durante ese período de grande fervor económico, Luciano Griggio decide aprovechar los conocimientos adquiridos en veinte años de experiencia en el campo de los conductos para el aire, experiencia que comenzó en la pequeña empresa de su padre. Con la colaboración de su amigo Carlo Casotto lanzan un nuevo proyecto empresarial: la compañía P3. Fundada en 1989, esta empresa empieza su actividad en el año 1990 con un objetivo tan ambicioso como bien definido: hacer que el canal de aluminio preaislado se convierta en la tecnología de referencia en el mundo de las instalaciones para el transporte del aire.

Ya han pasado más de 25 años desde aquel entonces

25 años de estímulos y de desafíos, de intuición y de innovación.
25 años que regalaron grandes satisfacciones y, por qué no, también alguna que otra desilusión.
25 años vividos con la voluntad de participar siempre activamente para superarse y mejorar cada día.

Lo que en 1990 parecía un sueño imposible hoy representa una realidad muy sólida. Una empresa que presta atención no sólo a los clientes sino también a sus colaboradores y a la comunidad, y que hace de la transparencia y del cumplimiento de las promesas sus puntos cardinales de acuerdo con los cuales construir su propio futuro.